HISTORIA

CARACTERÍSTICAS GENERALES
El Municipio de Sorata se caracteriza de ser uno de los municipios con historia propia, con una riqueza en cuanto a costumbres y cultura.

Sorata es considerado “El paraíso terrenal”, cuya denominación fue dada por el Filólogo Emeterio Villamil de Rada, quien en su obra “La Lengua de Adán”, donde describe y muestra que el idioma de los primeros humanos que habitaron estos lugares fue el “Jaya Mara”, que traducido al castellano significa (Años Lejanos) y con el tiempo se fue cambiando de término (Jaya Mara a Aymara) y la primera pareja humana que se originó fue “Antam e Iwa” etimológicamente se traduce en (Adán y Eva) y como sitio privilegiado de origen fue el paraíso terrenal de Sorata y el Lago Sagrado. Por ende la población es de habla aymara además del castellano. Fuentes Estudio de Identificación de Potencialidades productivas y turísticas del Municipio de Sorata. Elaborado por Caritas y Ayuda en acción.

El Municipio de Sorata está situado al Noreste del departamento de La Paz, constituye la capital de la provincia Larecaja, siendo uno de los valles paceños más importantes en la Región de los Valles del Norte, una de las características son las construcciones republicanas de un pasado floreciente y un clima agradable templado que para muchos de los pobladores es considerado como benigno, que contradice a su ubicación, situado al pié del majestuoso Illampu.

La carretera actual, que es de accesibilidad permanente todo el año casi en su totalidad asfaltada, está sobre la ruta de La Paz a Achacachi. La temperatura promedio es de 18 oC, con una precipitación pluvial marcada entre los meses de diciembre a abril. En esta región, surcan los ríos San Cristóbal, Capinota, Ancoma, Soque, Cooco y Tora, de donde nacen los nombres de algunas de las comunidades del lugar.

1.1 BASES LEGALES DE CREACIÓN

La provincia Larecaja primeramente se la reconoció como provincia paceña Pacajes. Posteriormente bajo la presidencia del Mariscal Antonio José de Sucre, fue creada con su nombre actual, mediante ley del 18 de octubre de 1826, donde se separó, de la actual provincia Muñecas. Su nombre está marcado por el recuerdo de los antiguos habitantes aymaras de la zona, los llaricaxas. Larecaja está entre las provincias más antiguas del departamento, sus orígenes se remontan a la Audiencia de Charcas.
Sorata fue creada durante la presidencia del General José Manuel Pando, mediante la ley del 3 de enero de 1900, donde fue elevada al rango de “villa”, recibiendo el nombre de “Sorata Villa de Esquivel”.
Posteriormente a este acontecimiento, Sorata es reconocida como capital de la Primera Sección de la Provincia Larecaja, elevando su rango a “ciudad”, por intermedio de la ley de 16 de enero de 1900.
En la actualidad, Sorata sigue siendo reconocida como capital de la provincia Larecaja. El municipio de Sorata, en la actualidad tiene legalmente establecido a 11 cantones y consta de 173 Comunidades. A su vez, Sorata pertenece a la circunscripción 19, de la Provincia Larecaja del departamento de La Paz, cuyo código municipal es 20601.

1.1.1 BASE HISTORICA

Antes de la colonia la cultura aymara ocupó un extenso territorio de nuestro país se dividía en las siguientes naciones: los pacajes, habitantes de pacasa (actual provincia de Pacajes); los umasuyus (actual Omasuyos), que vivían a orillas del lago Titicaca; los llaricaxas, correspondientes a las actuales provincias de Larecaja y Muñecas; los yungas, que comenzaban desde el valle de Chuquiapu y se extendían por la vertiente oriental de la Cordillera Real; y en otras latitudes los urus, curahuaras, sicasicas, carangas, etc. (Fuente Línea Base Caritas Coroico 2008).
Conforme a las referencias que transmite Garcilazo de la Vega en sus comentarios reales, fue el In ca Mayta Cápac el que conquistó la referida provincia de Llaricaxas, incorporándola a sus dominios.
Sin embargo, esta acción no fue sencilla ya que la región era de dominio de la etnia Leca o Lapa. Lapa que dominaba desde el valle de Apolobamba hacia el Sud incluyendo las comunidades de Michiplaya, Milili, etc., hasta la provincia Franz Tamayo (Caupolicán) todas las márgenes del río Mapiri, Kaka, Coroico y Río Tipuani.
En esta época de Imperio Incaico, la Provincia Larecaja, fue considerada un área importante de dicho imperio, donde el Inca tomaba el control de los valles, mediante sus pisos ecológicos, tales como: a) El Curacazgo de Carabaya (Calbaya), b) La provincia Ambaná en el centro, c) La provincia Sorata., siendo esta última destacada por su explotación de yacimientos auríferos, cuyo significado viene de la palabra aymara: “SHURU - AHTA”, que significa lugar o pico resplandeciente, nombre en honor al Nevado Illampu.
Similar situación ocurrió en la colonia que llegaron a la región para la explotación de oro diferentes expediciones que pretendieron someter a los indígenas y explotar el oro, la primera se habría realizado por Pedro de Candía, el año 1538, quien por las dificultades del medio y la pérdida de varios de sus hombres habría dejado definitivamente la expedición. Posteriormente, vinieron Pedro de Anzures en 1539, Diego De Rojas en 1550, Juan de Nieto en 1555, Antonio de Gasco en 1562, Diego Alemán en 1563, quienes fueron rechazados por estas comunidades indígenas. Según relata Cesar Machicao, “casi todas las expediciones jamás salieron de aquellas regiones, porque fueron aniquiladas por las tribus que, conociendo su territorio, fácilmente podían diezmar a los avasalladores” (Machicao, 2000), teniendo que pasar cien años para que la región fuese totalmente dominada por el yugo español.
La primera cédula real por la cual Larecaja, fue erigida en Corregimiento, data de 1590, producto del cual la contribución territorial al Cuzco, era de 60 libras de oro enviada con destino al Inca y al culto de Coricancha; en este periodo se extrajeron cantidades importantes de oro de sus ríos, estimándose que solo de Tipuani se extrajo 13.000 kilogramos de oro.
Por la importancia del oro los pobladores de San Juan de Challana para no ser sometidos a la colonia española, compraron su territorio pagando grandes cantidades de oro a los reyes de España. Los títulos de propiedad otorgados por la realeza española fueron grabados en lienzos de cuero.

Sorata precolombina.

1492. En la época del Incario, el territorio que hoy corresponde a la Provincia Larecaja, fue una importante área geográfica del Imperio. El dominio Inca ejercía un control de los pisos ecológicos en la parte Occidental y en lo que se refiere, específicamente, a la "región de los valles" existían tres sectores donde estaba inmerso el valle de Larecaja: a) El Curacazgo de Carabaya (Calabaya), b) La provincia de Ambaná en el centro, y c) La provincia de Sorata (que corresponde al valle de Larecaja), hacia el Sur. Esta división se realizó en función a las potencialidades ecológicas y agrícolas, donde en el caso del valle de Sorata destaca la existencia de yacimientos auríferos.
En lo referente a los primeros habitantes de esta parte, la cronología histórica describe un fenómeno de migración multiétnica (según datos arqueológicos se supone la presencia de la cultura Chiripa, Mollo y Tiawanacota en dicha región). Los primeros grupos de migrantes estaban compuestos por administradores del imperio incaico, Mitimaes, colonos de origen aymará, del grupo étnico de los Omasuyos y del denominado grupo étnico de los "Yungas", a quienes la corona Inca había privilegiado con la concesión de la explotación del oro.

Sorata colonial.

En los. XVII–XVIII Tras la conquista española y el sometimiento de las etnias en las tres principales regiones del país: la región amazónica, de los valles y en especial del altiplano; los asentamientos de los súbditos de la corona española buscaron regiones donde existían importantes yacimientos de metales preciosos. Luego se crearon alrededor de estas regiones, circuitos geográficos de abastecimiento de productos para facilitar su explotación. Para la explotación de los metales se recurrió a la adaptación del sistema de trabajo de la mita, practicado por las culturas de la región, durante el proceso de colonización.
En el periodo independista la provincia Larecaja contribuyó en la insurgencia libertaria, con la participación de notables personajes como el cura Idelfonso de las Muñecas, Juan Crisóstomo Esquivel, Choconapi, Mauricio Villacorta, etc.

Durante la guerra de la Independencia Larecaja contribuyó con su poderoso contingente de hombres, armas y dinero; sus héroes más importantes fueron don Juan Crisóstomo Esquivel, mártir de la Independencia y Santos Pariamo de origen Leco.

El cura Idelfonso de las Muñecas, que en 1814 se levanta en armas y toma la ciudad de La Paz, para luego salir a Chacaltaya donde es derrotado, logra escapar a la Provincia Larecaja, donde levanta en armas a todos los pobladores organizando el famoso Batallón Sagrado.
El 15 de agosto de 1815, lanza la proclama de Ayata y sostiene que el tributo cobrado a los infelices naturales es el más bárbaro y repugnante de todo pueblo civilizado, ordena y manda a todos los pueblos adherirse, a su sagrada causa, prohíbe el pago de tributos a la corona española, dicta disposiciones de protección para las comunidades indígenas, crea impuestos para el sostenimiento de la guerrilla, persigue, juzga y castiga a todos los españoles y curas que se ensañaron contra los nativos, proclamando la Republiqueta de Larecaja.

Su Estado Mayor lo constituyen los siguientes patriotas: Leonardo Bustos, Francisco Canelas, Crisóstomo Esquivel y el capitán Santos Pariamo, el batallón constaba de 200 efectivos y 3000 nativos, que en varias oportunidades rechazaban las incursiones realistas.

El legendario Muñecas decide ingresar a Apolobamba por el río Camata, continuando por el río Atén hasta llegar al río Mapiri, para encontrar a Pariamo y sus aguerridos Lecos, mientras tanto este se levantó en armas en la Población de Atén sorprendiendo a los españoles, oportunidad en que llega Fray Ildefonso de las Muñecas quien constata que Pariamo era legítimo adalid de las huestes Lecas. Después de un combate ingresan a Apolo tomando el pueblo, y anuncian las ideas libertadoras, sumándose un mayor contingente a la causa. El cura Muñecas designa a Pariamo capitán del Ejército Libertador y sale de Atén con su tropa y 500 flecheros que destacan en varios combates.

Los españoles abrumados por los fracasos organizan una expedición militar al mando de Gamarra, quien ingresa a Apolobamba por las rutas de Camata, Mapiri, Achiquiri, Yuyo, Atén y Apolo, al mando de 600 hombres y 2000 aborígenes, iniciándose un sangriento y desigual combate por ambas partes, donde cayó el indio leco e Ildefonso de las Muñecas. Con la muerte de Muñecas, Pariamo y Esquivel se extingue definitivamente la republiqueta de Larecaja.

La Provincia Larecaja fue creada mediante Ley del 18 de octubre de 1826, dando como capital Sorata, durante el Gobierno del Mariscal de Ayacucho, Antonio José de Sucre, por medio de la ley del 3 de enero de 1900, Sorata es elevada al rango de Villa, titulada como “Sorata Villa de Esquivel”, durante la presidencia del Gral. José Manuel Pando.

Posteriormente a esto, por la ley del 16 de enero de 1900, Sorata es declarada Capital de la Primera Sección de la Provincia de Larecaja, elevándola a rango de ciudad.

La hacienda colonial en los valles de Larecaja.
En el proceso de colonización española destaca el surgimiento de la hacienda colonial, la cual jugó un importante papel como parte del sistema de control espacial, político y geográfico establecido en relación con el circuito de Potosí. El control se extendió por los valles de Larecaja, donde Sorata fue un punto neurálgico. Allí los comunarios eran vigiladas por los Mitimaes, herederos de los métodos de administración Incaica.

Rebeliones campesinas: Sitio de Sorata

1781 En lo referente a las rebeliones campesinas, Sorata marcó historia. Los movimientos campesinos de 1781 tuvieron como centro de acción esta región. El levantamiento de José Gabriel Tupac Amaru, de origen peruano y quechua, encontró eco en territorio boliviano en Tomas Katari y Julián Apaza, ambos de origen aymara.
Durante la colonia, Sorata se convirtió en la morada predilecta de los Señores Feudales, dueños de haciendas de la zona, enriquecidos por los yacimientos de oro de Tipuani y por los agentes productivos tropicales. Para la subsistencia el sistema productivo de ese entonces, se valió de la explotación laboral de los nativos. Por este motivo, se iniciaron las rebeliones campesinas que tomaron cuerpo para enfrentar un sistema inhumano de explotación laboral.
Tupac Amaru, cuadillo peruano, huyó de ese país porque en dicho territorio era buscado por las españoles para juzgarlo y ejecutarlo por encabezar los movimientos rebeldes.
Amaru enterado de la existencia de un importante Corregimiento en Sorata, planeó sitiarlo para lograr derrotar al Corregidor de ese entonces, Sebastián Segurola. Para entonces Sorata era una importante ciudadela de la Corona Española, donde se habían instalado importantes familias españolas. Es así como Amaru decide sitiar Sorata tras la negativa previa a su petición de entrega de la ciudadela. Luego, en el lapso de casi tres meses de sitio, logra construir una "cocha" (represa) para inundar la ciudadela. El desenlace de esta parte histórica fue trágica pues Amaru junto a sus huestes, tras la inundación, saqueron e incendiaron todo el pueblo, empezando por la casa de Corregimiento y poniendo posteriormente la ciudadela en manos de los denominados "rebeldes" de origen aymara.

Larecaja revolucionaria.

S. XIX En la historia de nuestro país, la conquista española de nuestros territorios estuvo acompañada de violencia en contra de los diferentes grupos étnicos. Como resultado, surgieron numerosos movimientos emancipatorios peruanos y bolivianos, que resistieron a la Corona Española. Estos movimientos lograron la simpatía de grupos de criollos (descendientes de españoles, nacidos en América), grupos de campesinos (aymarás y quechuas), intelectuales y personajes ligados al clero; quienes se incorporaron a los movimientos rebeldes.

El Rvdo. Ildenfonzo de las Muñecas, es un actor muy importante en el proceso de la Independendización del dominio Hispánico, tanto en Larecaja como en otras provincias aledañas donde pretendió establecer un Estado emancipado, “una Republiqueta”. Este clérigo nacido en Tucumán, de padres españoles, centró su lucha en reconstituir el Imperio de los Incas en territorios correspondientes a las provincias Camacho, Bautista Saavedra, Larecaja y Franz Tamayo. Con este objetivo, en 1815 rubricó uno de los documentos antecedentes más remotos de la Reforma Agraria estatuida en 1953, donde se propone una tenaz defensa del indio y de su tierra.
Dentro de la propuesta de Ildefonso de las Muñecas, el valle de Sorata, debía ser un importante centro de operaciones y consolidación de la Republiqueta. En este marco, Sorata se inscribe en la historia como uno de los lugares donde se realizó "una de las primeras proclamas Independendistas".
Crisóstomo Esquivel, secundó, desde Sorata, el intento de consolidación de la Republiqueta de Larecaja. Se cree que Esquivel es oriundo de Chuchulaya, hijo del Kuraka de esta población, que se titulaba seje wanka Inka y Pachuri de sawa Inka, descendiente de la antigua aristocracia Inca. Graduado en leyes en la Universidad del Cuzco, se enroló temprano en la línea de la Independencia, pues ya en 1805 estuvo comprometido con el movimiento. En honor y reconocimiento a este hecho, por ley de 3 de enero de 1827 se denominó a Sorata "Noble villa de Esquivel", disposición asignada por el Mariscal de Ayacucho, Antonio José de Sucre.

1.1.2 CREACION DEL MUNICIPIO DE SORATA

Sorata en la era Republicana.
1835 La provincia Larecaja fue creada por Ley de 18 de Octubre de 1826 con su capital Sorata, durante el Gobierno de Don Antonio José de Sucre, Mariscal de Ayacucho. Gracias a la ley, del 3 de enero de 1900, Sorata es elevada al Rango de Villa, titulada como “Sorata Villa de Esquivel”, durante la presidencia del Gral. José Manuel Pando. Posteriormente, por ley de 16 de enero de 1900, Sorata, Capital de la Primera Sección de la Provincia Larecaja, es elevada al rango de Ciudad.
Significado de la palabra Sorata.
Se especula mucho sobre el particular, pero Sorata proviene de la palabra Aymará "SHURU - AHTA", que significa "PICO RESPLANDENCIENTE" o "Lugar del pico resplandeciente", en alusión al Nevado del Illampu que tiene una altitud de 6424 m.s.n.m.

(Fuente: PTDI)